jueves, 18 de mayo de 2017

Claudio Giovanni Monteverdi




Un dulce tormento


Tan dulce es el  tormento
que tengo en el pecho,
que vivo contento
por la cruel beldad.
En el cielo de la belleza
crece la arrogancia
y falta piedad:
Siempre cual roca
contra la ola del orgullo
mi fe se hallará.

La vana esperanza
dirige mis pasos.
Ni alegría ni paz
descienden a mí.
Y la impía que adoro
me niega el consuelo
de su misericordia:
En el dolor infinito,
en la esperanza traicionada
vivirá mi fe.

Entre el fuego y el hielo
no tengo reposo.
En la puerta del Cielo
reposo hallaré.
Si el golpe mortal
de una rígida flecha
me hiere el corazón,
cambiando mi suerte
con el dardo de muerte
mi corazón sanará.

Si llama de amor
jamás sintió
ese duro corazón
que el corazón me robó,
si me niega piedad
la dura belleza
que mi alma encantó:
puede que doliente,
arrepentida y lánguida
un día suspire por mí.





Sì dolce è’l tormento


Si dolce è'l tormento
Ch'in seno mi sta,
Ch'io vivo contento
Per cruda beltà.
Nel ciel di bellezza
S'accreschi fierezza
Et manchi pietà:
Che sempre qual scoglio
All'onda d'orgoglio
Mia fede sarà.

La speme fallace
Rivolgam' il piè.
Diletto ne pace
Non scendano a me.
E l'empia ch'adoro
Mi nieghi ristoro
Di buona mercè:
Tra doglia infinita,
Tra speme tradita
Vivrà la mia fè.

Per foco e per gelo
Riposo non hò.
Nel porto del Cielo
Riposo haverò.
Se colpo mortale
Con rigido strale
Il cor m'impiagò,
Cangiando mia sorte
Col dardo di morte
Il cor sanerò.

Se fiamma d'amore
Già mai non sentì
Quel riggido core
Ch'il cor mi rapì,
Se nega pietate
La cruda beltate
Che l'alma invaghì:
Ben fia che dolente,
Pentita e languente
Sospirimi un dì.




Claudio Giovanni Monteverdi
(1567-1643)



Compositor, gambista y cantante italiano. Marcó la transición entre la tradición polifónica y madrigalista del siglo XVI y el nacimiento del drama lírico y de la ópera en el siglo XVII.


Sì dolce è’l tormento es un sencillo pero maravilloso y peligrosamente pegadizo madrigal, publicado en 1624 en Venecia


Interpretación: Marco Beasley - Accordone Ensemble

jueves, 11 de mayo de 2017

Ana Romano





Antesala


La mano sustituye la flotación
El acecho
descifra asperezas
mientras las bendiciones
arrebatan lágrimas
apacibles

El sillón preserva
ese vínculo que emigra
y en el abandonarse
musita:

ya vienen por mi.




Trazos


Calle
ríspida
en la que amanece

Fluctúan
los pasos

Desgalichado
un perro

El niño
desde su ventana
condena

Vestigios intransferibles
del barrio.




Purificación


Recostada en las fotos
la memoria
El adulterio
aplasta y engalana
la intensidad
En el desnivel del camastro
las visiones recortadas
se diluyen en la simetría de las paredes
y la sangre destila
la nostalgia.



Ana Romano
De " Zumbido de guirnaldas"   - Ediciones La Luna Que (2016)



Nació en Córdoba, 1944,. Reside en la ciudad de Buenos Aires. Es profesora de Francés.


Pintura extraída: https://es.aliexpress.com/popular/ballerinas-painting.html

viernes, 28 de abril de 2017

Jorge Fandermole




Canto versos


Si pienso en algo para decir,
si pienso en alguien por quien vivir,
si casi nada se tiene en pie
y este segundo ya se nos fue;
si en la mirada dura un fulgor
atravesando tanto dolor
yo canto versos de mi sentir
y los condeno a sobrevivir.

Donde parece el sol no alumbrar,
donde se muere de soledad,
en lo más hondo de esta quietud,
donde ocultó la sangre la luz;
donde agoniza un ángel guardián
y se nos pudre el agua y el pan
yo canto versos del corazón
y los enciendo en una canción.

Canto, canto;
tan débil soy que cantar es mi mano alzada.
Y fuerte canto, canto;
no sé más qué hacer en esta tierra incendiada
sino cantar.

En lo invisible de la ciudad,
donde se ocultan odio y verdad,
donde las bocas de un niño gris
corren sonámbulas tras de mí;
la infortunada noche que un Dios
arrepentido nos olvidó
yo canto versos de furia y fe
pa' que me ayuden a estar de pie.

Canto, canto;
tan débil soy que cantar es mi mano alzada.
Y fuerte canto, canto;
no sé más qué hacer en esta tierra incendiada
sino cantar.
Canto, canto;
tan débil soy que cantar es mi mano alzada.
Y fuerte canto, canto;
qué más hacer con palabras deshabitadas
sino cantar.



Jorge Fandermole



Del album "Navega" 2002
Nació en Pueblo Andino, provincia de Santa Fe, Argentina, en 1956.
Autor, compositor, intérprete y docente de música.

Jorge Fandermole : Voz y Guitarra
Carlos Aguirre : Piano, Acordeón y Voz
Fernando Silva : Bajo Fretless
Juancho Perone : Percusión

domingo, 23 de abril de 2017

Juan Gelman





Vejeces


Del poema viejo sale
un olor a nunca fue.
Eso duele y es
lo único vivo del poema
que fue. La alegría de la
llovizna no lo moja, ni
recibe sol cuando hay sol.
Esta herida se lee a sí misma
a la sombra de un recuerdito.
El cielo pasa mudo
sobre versos que ya.




La voz

A Mara


La voz que viene del pasado
marca su sitio en la vendimia de sal.
El sueño a ras
es un paisaje donde
la voz empuja al viento
de la batalla que cesó.
Es un distrito de la ceguera,
una escritura que arde en la pared.
Prendete al aire vacío
hay palabras en la costa. La voz
es una cabellera suelta
sobre la vida intacta.




Juan Gelman
Argentino (1930 – 2014)


De: País que fue será - Ed. Página 12 – Seix Barral – 2012





miércoles, 12 de abril de 2017

Leopoldo "Teuco" Castilla



El amanecido


¿Qué estaré siendo yo de este lugar
que ha parido la presa de su cacería?
Entenado de mis muertos
llevo una flor a su caridad
para que vuelva en mí esta comarca,
pero es tarde,
el cielo envejeció
y el espacio ha crecido demasiado.
He gozado todos los sonidos,
me he dejado llorar
por ojos difuntos,
he besado a mi época en la lengua
y a esta altura
soy el cielo de mis fornicaciones
y la intemperie donde flameo, inhumano.
Entro a la tormenta de la casa vacía
y lluevo largamente,
con la copa en las raíces,
asfixiado por el aire,
y, enguantado por mi oscuridad,
pudro mi leña,
eyaculo el escenario,
pierdo los papeles, tacho la luz,
lastimo la función.
Los otros no saben que están dentro
de un día que no amaneció,
el que me he robado
mientras del suero de mi cerebro
se amamantaba la noche
cuando yo tiraba mis huesos al aire
y ni la muerte los reconocía.
Tengo dentro
un salto de pájaro espantado,
un niño helado en su futuro,
un camino que no deja de ir
y un árbol inmóvil
soltando frutos oscuros.
No hay contemplación: mi limosna es mi cuerpo.
Ya no me sirve el universo
ni le sirvo yo.
Hacia una luz inválida se va el día.
Y no me lleva.
Donde yo duermo, trinan como perras,
mendigas, las palomas.



Leopoldo "Teuco" Castilla
Argentino – 1947

Resultado de imagen para Leopoldo "Teuco" Castilla

De: El amanecido – 2005


Imagen extraída: www.sinmordaza.com/noticia/355096-se-presenta-cinco-ficcion-fisica.html


domingo, 2 de abril de 2017

Lucina Alvarez de Barros




Metamorfosis


La madera se enloqueció de fórmica.
Desapareció la grieta
el olor
el codo consabido
la palabra en el hueco de la mano
el ojo nostalgioso mirando un punto fijo.
Un pringoso carnaval fosforescente
me robó
aquel cielo poblado de maníes
algún gesto color de madrugada
y este perfil de humo
que tiene miedo
que le fusilen el futuro.



Lucina Alvarez de Barros
Argentina (1945 – 1976)


Nació en León, España,  y se naturalizó argentina. Desaparecida en 1976.

Poeta y profesora. Colaboró en varias revistas de la época: Momento, Juguete rabioso y Buenos Aires tango.


Imagen extraída: http://poesiadelamatanza.blogspot.com.ar

miércoles, 29 de marzo de 2017

Jordi Savall, Ferran Savall, Arianna Savall


"Canarios - Improvisation" Anonymos (ca. 1550)




Aus dem Dokumentarfilm: Jordi Savall und die Stimmen der Gambe / Jordi Savall et les voix de la viola

Poesía del Mondongo

A todos, gracias por compartir este espacio

Email: fernando1954@gmail.com